Sorprende la falta de empatía del Gobierno de Gabriel Boric con las víctimas del atentado en Moscú

Spread the love


La solidaridad y la defensa de los Derechos Humanos no pueden ser selectivas ni condicionales; son valores universales que requieren un compromiso firme y constante.

El reciente atentado en Moscú, que ha cobrado la vida de más de 130 personas y sigue sumando víctimas fatales, ha conmocionado al mundo entero. Sin embargo, entre las naciones que han expresado su solidaridad y condolencias, lamentablemente, Chile y su liderazgo han permanecido en silencio, evidenciando una falta preocupante de empatía y compromiso con los valores fundamentales de la comunidad internacional.

Es especialmente destacable la omisión del presidente Gabriel Boric y la Cancillería chilena en este momento de crisis y duelo para el pueblo ruso. La ausencia de un mensaje de solidaridad hacia las víctimas y el país afectado, refleja una preocupante indiferencia por los Derechos Humanos y la seguridad global.

Resulta sorprendente que, mientras el presidente Boric y la Cancillería chilena guardan silencio frente a la tragedia en Moscú, sí manifestaron su apoyo y condolencias por la muerte del opositor al gobierno ruso, Alexei Navalny. Esta disparidad en la respuesta ante eventos tan graves, evidencia una falta de coherencia y principios en la política exterior chilena.

La comunidad internacional espera que Chile, como miembro comprometido de la comunidad global, no sólo condene los actos de violencia en todas sus formas, sino también demuestre su solidaridad activa con los países y poblaciones afectadas. La omisión de una respuesta clara y empática en momentos como este, socava la reputación y el compromiso internacional de Chile.

La solidaridad y la defensa de los Derechos Humanos no pueden ser selectivas ni condicionales; son valores universales que requieren un compromiso firme y constante.

En tiempos de crisis y tragedia, la comunidad internacional espera liderazgo moral y solidaridad genuina. Chile tiene la responsabilidad de estar a la altura de estos principios y valores, y su silencio ante el atentado en Moscú es una decepción para aquellos que confiaban en su compromiso con la justicia y la paz global.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?