Vivir más de un siglo y estar “clarito”

Spread the love


Es la vida de don Juan Evangelista Tapia Zambrano, angolino que bordea los 105 años.

Legalmente este ciudadano angolino tiene 103 años, pues su cedula de identidad indica que nació el 24 de junio de 1921, en la localidad rural de Lomas del Toro, en la cordillera de Nahuelbuta. Pero don Juan nos relata que él nació en la Navidad de 1919, por lo que la sazón su edad actual bordea los 105 años, que cumpliría en el próximo mes de diciembre del año en curso.

Como sucedía en esa época se inscribía a los nacidos en “lote”, por la lejanía del pueblo, se viajaba poco.

Las familias en esa época demoraban largos periodos en realizar este trámite.  Era común inscribir en el Registro Civil a varios hermanos juntos, y hasta con un atraso de 2 o más años, nacidos en diferentes fechas.

Para su avanzada edad presenta solo algún problema de audición, y los típicos “achaques” de la edad, pero su voluntad, conciencia y recuerdos está más que claros. Conversa fluidamente y sus recuerdos son historias de vida que a muchos les gustaría escuchar.

Nos cuenta de su vida, de su juventud, de su trabajo y de la formación de su familia, hechos que acaecieron en su mayoría en la localidad cordillerana.

“Yo tenía 6 años cuando mi padre se casó por segunda vez en 1925. Mi padre era campesino, agricultor, y trabajábamos en ese fundo que pertenecía a los ricos de esa época, la familia Burdiles.”

“No tuve mucha educación porque en esos años no había escuelas en Lomas del Toro, recién llegó la primera cuando yo tenía aproximadamente 14 años; una escuela, que provenía de otro fundo llamado Tres Pinos, y ahí aprendí las primeras letras.

Según recuerda se casó en el año 1949, y vivió junto a su esposa durante 60 años, formando una familia que tuvo cinco hijos, de los cuales solo sobrevive Erica, la hija que lo acompaña y quien cuidó también a su madre hasta el fin de sus días. Hoy acompaña a don Juan, su padre, quien llego desde la cordillera de Nahuelbuta al Fundo el Parque, donde hoy reside.

En la actualidad vive en el sector El Álamo, del ex fundo El Parque en la zona rural de Angol.

Su caso – pues adolece de algunas comodidades en su vivienda – está siendo atendido por la Gestión Social de la delegación Provincial de Malleco, por los funcionarios Juan Hernández y Dyana Torres y una asistente social, a instancias de nuestro medio que conoció por vecinos, de algunos de sus problemas. Don Juan un orgullo para la comuna de Angol que debe considerado un “verdadero tesoro humano vivo”.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?